Blog

Lo intuía, había algo dentro de mi que me decía que era por ahí…pero mi mente no me daba permiso para verlo con claridad. Cuántas veces lo había leído, en miles de frases que te animan a seguirlo, incluso he escrito y propuesto en mis charlas seguirlo…porque es la manera de vivir tu propósito de vida, es como el GPS que te lleva a vivir con plenitud. Y a pesar de todo lo anterior, de tener claro en mi mente que ese era el camino…no tenía ni idea de cuál era ese Don, ese Regalo (importante para que el Ego no se venga arriba: es un Don, algo que se te da, se te regala, no hay mérito en ello), a través del cual vivir, acercarme cada vez más a quién Y.O soy, a mi esencia. En realidad vivir desde ese don, talento, es conectar con tu esencia, con tu sabiduría, ser genuina.
¿Sabes qué hacía que me costase tanto despertar a verlo y sobre todo sentir ese Don? un valor que tengo muy interiorizado, un programa que es como un filtro a través del cual considero si algo tiene o no valor: el esfuerzo. Para mí todo aquello que no cuesta trabajo, que no supone esfuerzo, no es bueno. Y claro, cuando vives desde tu Don, desde ese regalo, no hay esfuerzo, estás siento tu en esencia, fluyes, todo va bien, todo es perfecto.

Yo me dedico a acompañar a personas en procesos de coaching, imparto formaciones, charlas, en este blog te he ido hablando de ello y ¿sabes? ahora lo veo: mi don es que soy capaz de conectar con las personas que están ahí, a mi lado, a través de la voz, del sentir, de la escucha. Hay algo ahí que me hace estar presente y conectar con quien tengo a mi lado y que ellos conecten con su ser, con su esencia. No es tanto el contenido de lo que digo o la forma, es esa conexión a la que llegamos en ese tiempo lo que hace que ese encuentro sea significativo (para el que tenga que ser, claro, para aquellas personas que estén en sintonía y resuenen en ese momento, para otras, pues sencillamente no les llegará y ya está). Porque conecto con mi sabiduría, con aquello que necesito en ese preciso instante, ese es el regalo de la conexión con lo que somos, con nuestro Y.O.

Y eso lo hago y me sale con tanta facilidad, que no me supone nada de esfuerzo, no hay preparación de horas y horas, no hay estudio y sacrificio, sólo hay presencia en ese momento. Y para alguien que ha vivido con el traje y el filtro del esfuerzo como valor esencial en su vida, lo que es un Don, puede llegar a ser un suplicio.

Yo no entendía qué hacía dando cursos, formaciones, si me suponía tanto esfuerzo: estaba enfocada en los contenidos, herramientas, dinámicas…que yo no digo que no sean importantes, sino que ese será el Don y el Talento de otras personas, transmitir ese conocimiento y hacerlo de esa forma, pero a mí ese empeño en “esforzarme” en hacerlo como yo pensaba que iba a ser bueno, valorado (porque me suponía esfuerzo, horas de preparación, hasta sacrificio y agobio pensando en qué podía gustar, cómo hacer que sea interesante y “bueno” para las personas que venían a mis cursos..) todo esto estaba haciendo una cosa: alejarme de mi Don, ese que hace que sea genuina, que a través de esa plataforma me conecte con mi esencia y fluya, Sea. Y no hay nada que más llegue al otro, que tu verdad.
Y este “VER” no sólo me ha liberado de esa carga del esfuerzo, sino que me está permitiendo vivir con otra energía, esa que tiene que ver con la alegría de vivir, con el entusiasmo.
Y ahora comprendo porqué me encanta seguir profundizando en mí, soy capaz de pasarme horas y horas leyendo, escuchando, observando (me) para entenderme, para ser cada día mas Y.O.
Ahora sólo me queda, actitud y si, valentía, para vivir desde ese Don, confiar. Sé que aparecerá el miedo y ese patrón de esfuerzo que aún está en mi parte humana…y también sé que puedo conectarme a esa otra parte inhumana que también soy Y.O, que me hace confiar, seguir. Te iré contando…

10 Comentarios

  1. Laura Chica enero 17, 2018

    qué bonito Julia. Bonito que los demás lo veamos en ti desde el primer día. Bonito que hayas despertado a ti sin miedos y con muchas ganas de entregarte a ti y a los demás. GRACIAS

  2. Belen zarza del val enero 18, 2018

    Aún emocionada, muchas gracias por tus palabras. Comparto con vosotr@s uno de los consejos que más han validado mi camino en el acompañamiento a los demás: Para HACER y TENER primero hay que SER. Gracias por tu ejemplo desde el SER.

  3. Belen zarza del val enero 18, 2018

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  4. Carmen Garcia De Leaniz enero 18, 2018

    Graaaandeeeeee Julia!!!!
    Mi más sincera enhorabuena!!!

  5. Julia de Miguel enero 19, 2018

    Gracias amiga!! Pues sí, el cimiento es el SER. Gracias por compartirlo.Un fuerte abrazo

  6. Julia de Miguel enero 19, 2018

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  7. Julia de Miguel enero 19, 2018

    Gracias amiga. Tú si que eres bonita y yo afortunada de seguir a tu lado, compartiendo dones, miedos, grandezas. Un abrazo de corazón.

  8. Julia de Miguel enero 19, 2018

    Carmen!!!! Ay, muchas gracias! Sabes que esto me hace mucha ilusión! Un abrazo enorme y gracias por estar cerquita.

  9. monica enero 19, 2018

    Enhorabuena y bienvenida a tu Don 🙂 Disfruta de esa conexión tan genuina que eres. Un abrazo enorme!

  10. Julia de Miguel enero 20, 2018

    Gracjias Mónica! A por ello que voy. Otro abrazo enorme para tí.

Deja un comentario

Your email address will not be published.