Blog

 http://blogvecindad.com/imagenes/2009/09/mafalda.jpg
A veces las cosas llegan justo en el momento en el que tienen que llegar. Esto es lo que pasó la semana pasada, cuando leí dos post que me inspiraron y me ayudaron a reflexionar sobre algo a lo que llevaba tiempo dando vueltas. Eran dos post relacionados con una capacidad, la de Elegir. Mónica García y Francisco Alcaide daban pautas sobre cómo decidirse ante varias alternativas, y una vez realizada la elección, no centrarse en aquello que perdemos, sino en lo bueno con lo que nos quedamos en nuestra elección. 

Si a esto unimos la gran ayuda que supone poder compartir tus inquietudes con personas cercanas que quieres, que te acompañan en ese proceso de elección, que no sólo te escuchan, sino que te hacen ver otros puntos de vista, otras opciones que son igual de válidas y que no te habías planteado, elegir es duro en ocasiones, pero cuando tomas tu decisión te sientes fortalecida, más segura y agradecida por contar con personas así en tu vida. 

Aunque para mí hay una segunda parte en esto de elegir, es el paso siguiente. Muchas veces esta elección que has tomado, afecta a otras personas. Y aquí viene lo más difícil para mí. Por qué? porque esto requiere, bajo mi punto de vista, una gran dosis de ASERTIVIDAD. Puedo aseguraros que si decidir es complicado, comunicar aquello que has decidido a otras personas que se ven afectadas por tu decisión, para mí es todo un Reto

Para Eva Bach y Anna Forés (Autoras del libro “La Asertividad: para gente extraordinaria”), la asertividad nos permite expresar lo que sentimos, lo que pensamos e incluso necesitamos sin agredir, sin ser agredidos. Comunicar de forma eficaz, desde el respeto por tí y por la otra persona. Esta definición que en principio no parece complicada, os confieso que para mí es uno de los puntos de mejora que tengo que trabajar y mucho. Me he dado cuenta que tiene que ver con varias cosas, entre ellas:
La Autoestima: para poder comunicarte con asertividad, es necesario tener un alto nivel de autoestima. Quererse y aceptarse como un@ es, con todas sus potencialidades y sus áreas de mejora. Esto nos ayuda a mantener nuestra forma de ver las cosas, nuestras opiniones, puntos de vista…Y todo ello respetando y escuchando a la persona que tienes al lado, vuestras diferencias, ideas contrarias…porque saber escuchar esto también lleva a la reflexión y al enriquecimiento de tu propia vida.

– Un gran amigo, de los que os he contado que me ayudó en mi elección, me hablaba de lo que en Gestalt se llama Introyectos, compromisos morales  que son los que están dentro del “tengo que…” o “ lo que debería hacer es…” y que hemos asumido desde pequeños de forma inconsciente. Raquel Casals habla de “La tiranía de los deberías”. Vivimos rodeados de mandatos, órdenes, (“hay que hacer deporte todos los días, tienes que comer legumbres dos veces por semana, hay que beber dos litros de agua al día, para ser una buena madre hay que…., tienes que llamar a tus amistades al menos…” qué estresss!!) Entre estos compromisos morales, hay uno que afecta directamente a la asertividad, aquel que dice que tienes que ser una buena madre, amiga, hija, esposa, profesional…y así gustar a todo el mundo. No hay que diferenciarse, es importante cumplir con las expectativas que los demás tiene de tí, no puedes fallarles…

Este es mi caballo de batalla. Me asusta mucho “decepcionar” a la gente que quiero y que me importa, decir que NO para mí es un esfuerzo ENORME. Pero, a qué me lleva esto realmente: 

En primer lugar, a estar mal conmigo misma. A la ansiedad porque no llego a todo, y a tener que poner luego excusas para no aceptar que simplemente en esa ocasión no me apetecía o no iba a ser capaz de hacer aquello que me proponían. Y aquí es cuando de verdad puedo llegar a decepcionar a la otra persona.

En segundo lugar, a no disfrutar y a la queja. Para mí la palabra Compromiso es esencial. Asumir un compromiso supone responsabilizarte de aquello que aceptas y a lo que te comprometes. Así que yo cuando me comprometo, lo hago, eso sí soy un poco QUEJICA! esto es algo que me dice muchas veces mi pareja: si decides hacer algo, hazlo, pero sin quejas. Tu has tomado esa decisión libremente, valorando pros y contras. Pues a por ello, con todas las consecuencias y disfrutándolo! no tiene sentido hacer las cosas, sobre todo aquellas que elegimos desde nuestra libertad, desde la queja y la desgana. Cúanta razón!

Y por último, lleva a la falta de Autenticidad (uno de los valores que junto con la Coherencia marcan mi vida). Y siguiendo con esas señales que te manda la vida, dos post que han hecho que tome conciencia de ello: Marcando Estilo de Andres Pérez Ortega, que habla de esto, de ser uno mismo como factor fundamental a la hora de desarrollar nuestra marca personal, porque eso es lo que nos da fiabilidad, confianza, coherencia y Si caes bien a todo el mundo, algo estás haciendo mal de Francisco Alcaide, porque resumiendo, “no te preocupes mucho por lo que digan de ti… ni siquiera Dios ha logrado caerle bien a todo el mundo”
Os puedo asegurar que trabajar la Asertividad día a día, en las pequeñas cosas y ver que poco a poco vas avanzando y perdiendo ese miedo a “fallar a los demás” a “no gustar” a “decepcionar”, y sentir que te vas empoderando y sintiendo mejor contigo misma es mágico!. Y paradógicamente sientes que estás respetando mucho más a las personas que tienes al lado, a quien no vas a decepcionar porque si de verdad te quieren y respetan, te van a aceptar como eres, con tus decisiones, con tu “ideosincrasia”.
Pues en estas estamos, no os aseguro que siempre vaya a conseguirlo, pero si algo tiene de mágico este trabajo de desarrollo personal es que, como dice mi amiga Chus Klett, “esto no hará que no caigas de nuevo, pero será mucho más fácil levantarse”
Os dejo con unas palabras de un gran amigo, Jose Juan Martínez Caballero, que me han hecho reflexionar y me han ayudado no sabéis cuanto:  “Los auténticos compromisos son los que surgen de liderar nuestra vida, con nuestros valores, nuestra misión y nuestros sueños”
Quiero dedicar este post a gente GRANDE: Amaia, Jose Juan, Nacho, Chus, Javier, Susana, Belén, Miriam, Montse y a mi “pepito grillo particular”, Diego. Gracias por ayudarme en este camino de crecimiento. Os quiero!

7 Comentarios

  1. Julia septiembre 21, 2015

    Gracias Mónica! sigo aprendiendo de vosotros, que sois mis maestros….Un abrazo grande!

  2. miriam septiembre 21, 2015

    me alegro Julieta!!!!!!!poco a poco aprendemos a ser mas asertivas, tu me ayudas con tus reflexiones y pensamientos nacidos de lo mas profundo de ti!
    que suerte caminar juntas!!!!!!!!!!
    siempre gracias amiga!

  3. Chimo Villena septiembre 21, 2015

    Excelente artículo Julia. Simplemente brillante. Tienes un nuevo admirador en http://www.navegantesemocionales.com

  4. monica septiembre 21, 2015

    Julia, enhorabuena por tu compromiso a vivir desde la autenticidad!!

    y gracias por el coraje que estas mostrando al respetarte como eres y comunicarlo desde la asertividad.

    Cuando nos respetamos a nosotros mismos abrimos el espacio a otros para que hagan lo mismo 🙂

    Un besazo y adelante, sigue compartiendo tus aprendizajes.. Se nota que vienen desde el corazón!

  5. Montse Martínez septiembre 21, 2015

    Julieta, a mi también me ha parecido brillante este artículo, para ti por esos grandes pasos que estás dando personalmente desde la máxima sabiduría que para mi existe, que es la humildad, y para los demás por todo lo que nos enseñas. Y muchísimas gracias por la dedicatoria, que suerte como dice Miri caminar a tu lado. Yo también te quiero muchísimo

  6. Julia septiembre 21, 2015

    Una suerte y un regalo de la vida, amiga. Seguimos caminando y tropezando, lo bueno es que estamos ahí para darnos la mano. Un beso muy fuerte!

  7. Julia septiembre 21, 2015

    La admiración es mutua Chimo, me encanta tu blog! ahora podemos compartir! un abrazo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.