Blog

¿Donde está tu energía vital?-Julia de Miguel. Liderazgo Emocional

La energía vital es esa chispa interior que enciende el generador interno de energía vital que todos y todas llevamos en nuestro interior. Es esa energía que nos conecta cada día con esa alegría de vivir. Es energía limpia, pura, que hace que nuestro día a día sea fluido, vital y al mismo tiempo sereno, consciente, armónico.

Para que esa energía vital fluya y nuestro motor interno funcione con plenitud, es necesario tomar conciencia en primer lugar de algo tan simple como: ¿cómo me siento? ¿dónde está mi energía vital? ¿cómo es mi día a día? ¿acabo el día fundido/a? ¿siento esa alegría de vivir?

Uno de los motivos por los que nos sentimos “fundidos/as”, sin energía vital, es por no parar en nuestro día a día. Tenemos miles de cosas por hacer en nuestra cotidianidad…y si no las tenemos, de manera inconsciente en muchas ocasiones, las creamos, por el miedo a parar, a sentir ese vacío interior que surge cuando paramos,cuando introducimos ese silencio en nuestra vida y no tenemos nada a qué agarrarnos o engancharnos (trabajo, móviles, televisión, ocupaciones, comida…etc). En ese momento surge un vacío tan profundo, que no es fácil sostenerlo, acogerlo. Esa conexión con lo que somos es lo que nos activa la chispa que enciende el motor de la energía vital.

De manera inconsciente, nuestra biología tenderá a sacarnos de ahí. No porque vaya en nuestra contra, sino porque es lo que ha hecho miles y miles de años, porque es su zona de confort, donde se siente segura, protegida.

Y si ese no parar de hacer cosas nos desgasta, para mí hay algo que desgasta y agota aún más: nuestros pensamiento. Mejor dicho, ser esclavos/as de nuestra mente. Hemos dado tanto poder al reino de la mente, que vivimos en una cárcel conceptual. Todo nuestro mundo es percibido e interpretado por la mente. Validamos todos y cada uno de nuestros pensamientos. Validar quiere decir poner atención y foco en ellos. Y recuerda, allí donde está nuestra atención, ponemos nuestra energía. Regar esos pensamientos nos hace vivir presos del pasado y del futuro, presas fáciles de la ansiedad, el estrés. Y esto desgasta profundamente.

Nuestra mente etiqueta, analiza, juzga continuamente. Y ese no es el problema. Lo que nos desgasta es que validamos, atendemos a esos juicios. Y juzgar la realidad es negarla, no aceptarla. Son esos juicios los que provocan en nuestro cuerpo miedo, estrés, ansiedad, frustración…etc.

No se trata de evitar esos pensamientos y emociones, sino de aprender a observar sin validar. Observar y cambiar nuestra atención, nuestro foco

¿adonde? al PRESENTE.

¿Y cómo? Despertando nuestro cuerpo.

El cuerpo siempre está en el presente. Aprender a tomar conciencia de él, nos ayuda a “aterrizar”. A vivir y tomar conciencia de nuestra realidad. A través de la mente vivimos en un mundo en muchas ocasiones inventado, de mentira. Y si hay algo que hace que esa energía vital no fluya es sostener una mentira. Somos expertos en contarnos mentiras, en no querer ver nuestra realidad tal y como es. En no aceptar dónde estamos. Vivimos en un mundo creado por nuestra mente…que cree que está donde no está.

Esta toma de conciencia de nuestra realidad, este ver realmente dónde estoy, es un acto de humildad brutal, un sincericidio. Y esta toma de conciencia de tu realidad, que puede parecer en un principio dolorosa, es ni más ni menos, el punto de partida que te llevará a una transformación auténtica, genuina. Es el primer paso certero, auténtico para que esa energía vital comience a fluir.  Es la casilla de salida desde la cual comenzar a construir con autenticidad. Entonces la creatividad, el entusiasmo, el amor, la compasión, la serenidad, comenzarán a brotar en ti. No antes.

De ahí que sea tan importante esa toma de conciencia, ese despertar a tu realidad vital. Para así saber dónde están tus bloqueos, dónde estás poniendo tu energía, tu atención, en qué te estás engañando. Si tu energía está bloqueada en una mentira, no puede fluir, está atascada y es entonces cuando sientes que estás agotada/o, que te faltan fuerzas, que vives una y otra vez lo mismo, por más que intentas salir de ahí.

Ser sincero/a contigo misma, abrirte en canal a tu realidad, sin filtros, mentiras, excusas, te permitirá comenzar a poner los cimientos de esta estructura vital que hará que poco a poco, vayas conectando con esa energía de vida, que es alegría, creatividad, entusiasmo, AMOR.

PD: A veces no es sencillo tomar conciencia de todo. Y necesitamos de alguien que nos acompañe. Para mí es un entrenado/a que está a tu lado, te sostiene, te guía, hasta que te vas convirtiendo en un/a deportista de élite y la energía vital fluye por tu vida. Ya no hay cansancio, desgaste, hastío, aburrimiento vital. Ahora tu vida comienza a ser auténtica, fluida, vivida.

Si sientes que estás bloqueada/o, que te gustaría conectar con esa energía vital para vivir desde la alegría, el entusiasmo, la creatividad, me ofrezco a acompañarte en un proceso de coaching cuántico vital, donde iremos tomando conciencia de tu realidad vital, de tus bloqueos y de cómo ir conectando con tu alegría de vivir.

Y es que “cuando te trasformas por dentro, todo tu mundo se transforma

Aquí te dejo el link con más información de los procesos de Coaching Cuántico Vital.

Deja un comentario

Your email address will not be published.