Blog

“Estaba un conocido catedrático dando una conferencia sobre la belleza, cuando una mujer de entre los asistentes le hizo la siguiente observación: “En realidad, sobre gustos no hay nada escrito”. El profesor respondió rápidamente: “Señora, sobre gustos hay mucho escrito, lo que ocurre es que usted lee muy poco”
Magdalena Bosch, El poder de la Belleza.

“Todo comienza cuando te atreves a soñar a lo grande, cuando transformas la espera en esperanza…Cuando de la fantasía se pasa a la imaginación…cuando los sueños son inspiradores…” Entonces llega la pasión, la fuerza, la acción. Escuché estas palabras a Marta Romo hace unos días en un programa para personas emprendedoras y me hicieron reflexionar y preguntarme: ¿Qué es aquello que inspira? ¿dónde está la inspiración, las musas inspiradoras que nos ayudan a ser personas creativas, apasionadas, emprendesoras?

Hay una palabra que para mí inevitablemente acompaña a la inspiración, la Belleza. Pero no una belleza con b minúscula, pasajera, al dictado de la moda, sino la Belleza con B mayúscula. Esa Belleza que conmueve, que te conecta con tu esencia, que es bondad y sensibilidad.

 “La belleza es la expresión de la verdad y de la bondad”.

Estas últimas semanas he tenido la oportunidad de reflexionar y revisar mis valores, esos puntos cardinales que me ayudan a dirigir mi vida y vivirla de forma consciente y coherente y uno de esos valores que aún no había identificado pero a través del cual vivo y actuo es la Belleza. Y me refiero a esa Belleza inspiradora.

Me he dado cuenta de que una de mis motivaciones principales cuando decido hacer algo es que encuentre Belleza en ello. Necesito trabajar en lugares con luz, estéticamente bonitos, donde haya personas que regalen sonrisas, donde, como dice Juan Carlos Cubeiro, pueda sentir esa Sensación de fluidez…necesito y busco la belleza en las risas de mis hijos, en la imagen de los niños y niñas jugando en la calle una tarde de verano…y es que si te paras a observarles verás que ellos encuentran la Belleza porque miran con el filtro de la inocencia, el asombro, la alegría.

Me conmueve la belleza del abrazo apasionado, la luz que ilumina la mirada de la persona soñadora que lucha y persigue su meta y lo vive con pasión, me emociona la complicidad del Encuentro con las personas queridas…Y la del llanto desolado, el dolor desgarrador de un parto que anuncia una nueva vida, las lágrimas de despedida, el coqueteo de las hojas en otoño al caer del árbol, el baile del trueno y el relámpago en el tormenta de una tarde de verano,…la música que transmite emociones, pasiones, la poesía que enamora, el olor a hierba fresca en primavera…

Y he descubierto que mi amor por la montaña no sólo tiene que ver con la alegría por alcanzar cimas, compartir confidencias, ascensiones retadoras, noches de luna llena en tu saco de dormir…sino que también me mueve la necesidad de disfrutar y vivir la serenidad de una puesta de sol, el amanecer desde lo alto de una montaña, donde te sientes tan pequeña ante tanta belleza y tan grande porque eres consciente de que tu ERES parte de esa inmensidad.

Esta es la Belleza que inspira sueños, que emociona, que CREA, que impulsa a la acción. No quiero una vida desde el feismo, desde la violencia, desde lo que hace daño, desde la injusticia. Quiero un mundo Bello, que inspire, que nos conecte. Quiero una educación que trabaje por transmitir a nuestros hijos e hijas la importancia de vivir desde el asombro y el descubrimiento de esa Belleza, para que les inspire, les haga sentir y les impulse a vivir conscientes y que no se olviden nunca de perseguir sus sueños.

Pregunté a Cecilia Built, escaladora, qué le movía a elegir una montaña y ella me contestó “su belleza, soy fanática de la belleza. Cuando miro mi montaña, su belleza, me emociona, me inspira, saca lo mejor de mí, me empuja

Comparto con vosotros tres obras de arte que para mí son Belleza, que me han acompañado siempre en los momentos en los que he buscado inspiración para crear, para imaginar, para soñar:


                                                                       

La Victoria de Samotracia: Me inspira fuerza, sensualidad, misterio, equilibrio, armonía, decisión, determinación, sensación de fluidez…  

El Ángelus, de Millet: La serenidad, paz, sobriedad, sencillez, el realismo,  cotidaniedad, humildad

El beso, de Klimt: Creatividad, magia, sensibilidad, complicidad, pasión, alegría, fusión, amor.






Me encantaría que compartieras conmigo esa Belleza que Inspira tus Sueños….

3 Comentarios

  1. Fernando Lopez Fernandez septiembre 21, 2015

    La belleza inspira, motiva, nos llena de energía y nos hace mejores. Me sumo a tus deseos de un mundo más bello. Estupendo post.Un saludo

  2. Johanna Alaminos septiembre 21, 2015

    Me inspira la belleza de la vida en sí, la película de"La vida bella" lo dice todo. Encontrar la belleza en lo cotidiano, en los detalles, en aquello que pasa desapercibido, que parece insignificante. Nada como soñar frente al mar, inspirarte mientras escuchas su murmullo. Me inspira la calidez de las sonrisas que salen del alma, esas personas que son capaces de sonreír con los ojos. Me ha encantado tu post Julia, besos

  3. Toya Llabata septiembre 21, 2015

    Me inspiran las miradas limpias, la "Belleza" esa de la que hablas, la que se escribe con mayúscula, la música porque considero que es el arte más capaz de arropar nuestras emociones y por supuesto el verbo: Esas palabras encadenadas de tal modo que logran hacerte vibrar en una frecuencia más alta. Y la gente que me hace cuestionarme qué es lo que me inspira, Julia 😉

Deja un comentario

Your email address will not be published.