Blog

Cuando tienes el privilegio de vivir rodeada de montañas, cuando puedes ser testigo de la algarabía de colores que te regala el campo día a día al jugar con el sol, con la lluvia, con las nubes…es entonces cuando sientes esa inmensa gratitud por vivir el regalo de la Naturaleza.
¿Has oído hablar de la Vitamina N? es el remendio para uno de los trastornos más extendidos de este mundo: el trastorno de déficit de la Naturaleza. Es la vitamina que crea los vínculos necesarios para que se cree una nueva conexión, aquella que une cuerpo, mente y naturaleza. Es aquella que te ayuda a vivir desde todo aquello que para mí supone, vivir desde la Naturaleza: belleza, pausa, intensidad, esencia, sencillez, contemplación, ritmo, fluidez, apertura, vida.
En estos tiempos donde la tecnología lo inunda todo porque es mucho más rápida y productiva, donde el alto rendimiento sólo se entiende cuando es inmediato, nos estamos alejando cada vez más de nuestra esencia, de lo que nos conecta con quien somos y cada vez somos más quienes sufrimos el “trastorno de déficit de la naturaleza”. 
«Cuanta más tecnología usamos, más necesitamos la naturaleza» (Richard Louv)
La vida en conexión con la naturaleza se torna sencilla, armoniosa, esencial. Vivir con los cinco sentidos, respetando su ritmo, aceptando su grandeza, disfrutando la belleza del amanecer, la serenidad de una puesta de sol. 
 
Recuperar el juego en la Naturaleza, con nuestros niños y niñas, permitirles saltar en los charcos, escalar por los troncos de los árboles, construir casetas cual pájaros carpinteros, recoger moras en otoño, saltar ríos, asombrarse al escuchar berrear a un corzo o al ver la destreza de la ardilla subiendo un tronco, recoger el fruto de la huerta con sus propias manos…comer el bocata de jamón sentados en un prado verde, esto es experimentar la vida, conectar con la esencia
 
Tengo el convencimiento de que esta vuelta a la Naturaleza es esa “revolución” que estamos buscando. Cuando te sientes conectada a su belleza e inmensidad, surge la inspiración, la creatividad, la acción. La Vitamina N es la fuerza y la energía que necesitamos para tomar consciencia de que nuestra esencia, nuestro SER está en la colectividad, en la unión, en la diversidad.La tecnología puede ayudarnos a avanzar, a evolucionar, pero necesitamos incorporar también la belleza, el asombro, el riesgo y la humilde capacidad de emocionarnos, en definitiva, la Vitamina N.
 
«Hasta hace 30 años, los niños jugaban entre los árboles o en el campo. Los niños de hoy ya no pueden tener los pies llenos de barro, correr hasta horizontes lejanos, colgarse de un árbol o recrear mundos con lo que hay disponible en la naturaleza. En solo dos generaciones, la infancia ha perdido su legado más preciado: el juego que se inventó hace decenas de miles de años

En los ambientes controlados no hay verdadera experimentación. Aunque precisamente el riesgo es lo que los padres desean evitar, es lo que más nos enseña y estimula la creatividad cuando se trata de encontrar soluciones
» Richard Louv
 
Dedico este post a mi padre (el Juanan que díria mi hijo Matías) y a mi tío Santi. Uno de los recuerdos más bonitos de mi infancia eran las mañanas de los domingos, junto con mi hermano, mis hermanas y mis primos, en el monte de Pradoluengo. Gracias a ellos, nunca hemos tenido deficit de Vitamina N. Ellos nos trasmitieron el amor y el respeto por la Naturaleza. Precioso legado.

7 Comentarios

  1. katterina septiembre 21, 2015

    muy interesante, si no me equivoco el TAO ( de la china) es la propia naturaleza el lugar de meditación…a diferencia del la cultura india que la meditación es individual y la puedes hacer en cualquier sitio.

  2. Julia septiembre 21, 2015

    Muchas gracias Laura por tu reflexión. Comparto cada una de tus palabras y me encantaría poder subrayar eso último, para mí es auténtico camino a la felicidad: serenidad y paz interior.
    Un abrazo fuerte.
    Julia

  3. Laura Terradillos Bilbao septiembre 21, 2015

    Gracias Julia por tu reflexión y compartir algo tan cierto para que no se nos olvide. La esencia de lo que somos está en la NATURALEZA porque somos parte de ella… nos cuida, nos sostiene, nos da la vida… y lo más importante para los tiempos que corren, serenidad y paz interior.

    Enhorabuena por tu post.

  4. Julia septiembre 21, 2015

    Ay Jose Luis, qué bonito!!! es que todo aquello que vivimos cuando somos pequeños, experiencias maravillosass, que nuestros padres nos han regalado. Qué legado más grande!
    Gracias amigo por tus palabras, por tu reflexión. Que sepas que yo me nutro de buenos maestros en esto de escribir y soy fiel a tus post…
    Un abrazo grande!
    Julia

  5. jlsordo septiembre 21, 2015

    Te confieso, Julia, que soy muy visual. Cuando leo o cuando me cuentan algo, siempre recreo cada imagen en mi mente. En este caso, tu post me ha evocado un lugar muy concreto, un lugar de Palencia llamado Lebanza, donde se crió mi padre. Hace más de seis años que no voy por allí, y la última vez que fui haría como unos quince que no iba, fácilmente. Y sin embargo, fue una dosis tremenda de vitamina N. Resulta que cada sonido, cada imagen y cada olor del lugar habían quedado escondidos en algún rincón de mi cabeza y de mi corazón…

    No sé si la vitamina N es necesaria para vivir, pero sí para vivir mejor, con los cinco sentidos, con un nivel de estrés y tensión considerablemente rebajados… todos esos momentos que recreas en tu post… maravillosos! vale la pena de vez en cuando buscarlos y provocarlos, escapar al menos dos o tres días y olvidarse de las prisas, la tecnología, lo superficial, lo artificial…

    Me ha encantado tu post, como siempre.

  6. Julia septiembre 21, 2015

    No es ninguna tontería Fernando´;sólo hay que poner atención, sentirla…y escuchar. Para mí es la mayor fuente de inspiración y me da muchos momentos de felicidad. Compartir tiempo con mis niños y me pareja en el monte es el mejor regalo que me puedo hacer! Gracias amigo por tu comentario.

  7. Fernando Lopez Fernandez septiembre 21, 2015

    estupendo post. Yo doy fe de que la naturaleza nos conecta. Puede parecer una tonteria, pero a mi me habla y cuando puedo acudo a ella para una conversación.
    Feliz semana

Deja un comentario

Your email address will not be published.